3 AÑOS EN LA FOTOGRAFÍA MUSICAL

Tras pasar un período reflexivo de cómo celebrar estos años que llevo como fotógrafo de conciertos y para bandas, me he decidido por abrir este blog. El cual iré actualizando cada cierto tiempo, de esta manera os iré contando mis experiencias como fotógrafo musical. Además, incluiré alguna fotografía que no mostraré en ningún otro apartado de mi web.

Ahora bien, hoy vengo a contaros mi trayectoria sobre estos 3 años en la fotografía musical. Siempre recordaré durante el resto de mi vida el primer concierto en el que hice fotos, fue el 28 de Agosto de 2015 en la Sala Supersonic (Cádiz), y la banda en cuestión es Allegiance. A pesar de tener estudios de fotografía mientras hacía Bellas Artes en aquel entonces, jamás me llegué a imaginar que resultaría tan díficil hacer fotos de conciertos.

Mi primera foto (Allegiance – 28 Agosto 2015)

NOTA: Allegiance es una banda que solo da un concierto al año en la capital gaditana, ya que lo forman miembros de bandas como: Guadaña, Gizëh, Snakeyes, etc. Hasta el día de hoy, en estos conciertos no tocan temas propios, sino que se centran en realizar covers de bandas grandes.

Pero, antes de centrarme en esta fecha de mi primer concierto, tengo que explicar los antecedes de cómo llegué a este día y así dar comienzo a mi andadura.

Desde muy pequeño siempre sentí pasión por el Arte, desde aproximadamente los 5/6 años me pasaba el día dibujando, ya fuese en casa o en el colegio. Con el transcurso del tiempo iba a mejorando y disfrutando cada día más de ello. Debo señalar que, desde que tengo memoria, siempre quise dedicarme a cualquier cosa que tuviera relación con la rama artística. Es mi pasión, y en efecto mi razón de vivir. Y, como cualquier otro apasaionado del Arte, decidido a dedicarme a esto.

A la edad de 14/15 años, año en el que mi hermano iba a comenzar sus estudios universitarios, encontré un libro sobre todas las carreras y universidades que hay en España.

NOTA: Debo destacar que soy de El Puerto de Santa María (Cádiz), pero llevo desde 2012 viviendo en Madrid.

En este libro llegué a descubrir la carrera universitaria de Bellas Artes, y como siempre me ha encantado Madrid, me decidí sin lugar a dudas en que tenía que estudiar esta carrera en la Universidad Complutense de Madrid.

Y sí, conseguí cumplir mi sueño de estudiar esta carrera artística en la Complutense, entré en el curso 2012/2013. Destancado que, en aquel entonces, entré en la carrera con la intención de continuar con mi faceta de dibujante. Pero, casualmente, en mi primer año de carrera tuve una asignatura obligatoria de Fotografía Analógica (llamada como asignatura: Fundamentos de la Fotografía); y, ahí fue cuando me enamoré de la Fotografía. Por lo que acabé especializándome en dos ramas: Fotografía y Pintura.

Más adelante, en Febrero de 2015 tenía mi primera asignatura de fotografía digital y fue cuando cogí mi primera réflex en mi vida. Era todo un mundo nuevo para mí. Como ya me decidí que quería dedicarme profesionalmente a ello, estuve varios meses dándole vueltas sobre qué rama iba a centrarme, pero no quería hacer lo típico que hacía todo el mundo (paisajes, animales, bodas, bautizos…). Y sin darme cuenta, ese verano, que lo pasaba en El Puerto de Santa María como cada año, se me ocurrió la idea de “¿Y si pruebo a hacer fotos de conciertos?”.

En definitiva, acabé localizando un festival que se haría en Cádiz, en el que me recibían con los brazos abiertos para ir a hacer fotos, pero por desgracia se acabó cancelando. Pero, la misma chica que lo organizaba, Viollete Vela (maquilladora de Saurom), me comentó que Allegiance iba a tocar en ese mismo mes en Cádiz. Simplemente acabé hablando con Álex, guitarrista de Gizëh, y me permitió poder ir a hacerles fotos.

Resumiendo, jamás llegué a creer que iba a acabar dedicándome al mundo de la fotografía musical, aún menos cuando cogí por primera vez en mi vida una cámara digital en 2015 (tenía 26/27 años); y, estoy muy contento de poder dedicarme a esto sin lugar a dudas.

Pero debo destacar que, siendo mi primer concierto como fotógrafo, se me hizo completamente eterno. Debido a que fue un completo reto para mí el intentar saber cómo ajustar la cámara con tanta rapidez; y, sobre todo, con una gran cantidad de cambios de luces.

Pero bien, esto no se ha acabado aquí, ahora os quiero contar cómo me ha ido durante estos 3 años.

Pero bueno, superé aquella primera prueba y me dediqué a investigar en cómo lo hacían otros fotógrafos, visualizando y estudiando sus trabajo, leyendo consejos en foros; y, sobre todo, practicando mucho en conciertos. Siendo muy insistente.

Ahora bien, mi paso por medios de prensa es el siguiente:

Comencé en mi primer medio (el cual no existe desde hace años) en Septiembre de 2015, no me preguntéis cómo se llamaba porque a estas alturas ya ni me acuerdo, pero duré ahí más o menos 2 meses. ¿Qué ocurrió? Básicamente, la persona que llevaba aquella web era una timadora que pretendía sacarnos el dinero a todos los que colaborabamos con ella, pero puedo decir que no llegó a conseguir sacarnos el dineros porque la pillamos a tiempo.

Pero bueno, una experiencia más en la vida que pude sacar de todo aquello.

Así que nada, fue pasando el tiempo, estuve algún medio más pero con brevedad, porque siempre he sido muy ambicioso. Ya que siempre he querido mejorar fotográficamente e iba directo a lo que quería: poder hacer fotos en salas con una gran iluminación, y así poder estar entre los mejores fotógrafos. Por ello, acabé en Santuario del Heavy Metal, mi trayectoria aquí fue desde 2016 a 2017. Fue un año intenso para mi trabajo, para asentar mis bases fotográficas… por fin.

Ahora bien, ¿Por qué duré tan solo un año en esta web? Pues sencillamente, se me ofreció una gran oportunidad, que fue entrar en RafaBasa (www.rafabasa.com). El propio Rafa Basa se puso en contacto conmigo a finales de Septiembre de 2017 para ofrecerme un hueco en su web. Sin pensarmelo dos veces, aproveché la oportunidad que me ofreció, y desde entonces sigo con él. Todo un honor poder formar parte de su equipo.

Estar con un medio grande me dio la oportunidad de poder ir constantemente a conciertos, y de esta manera he podido mejorar en menor tiempo. Y me siento muy orgulloso de ello. Señalar que desde comencé en esto en 2015 siempre me he empeñado en mejorar y ser mejor que en el concierto anterior, razón por la que en tan poco tiempo he podido hacerme notar en el sector.

Y siempre le daré el mismo consejo a todo aquel que me pregunte: si te apasiona algo, ve por ello, debes ser constante en lo que haces y aprender de los demás. Y nunca dudes en pedir ayuda a los demás. Si te lo propones, puedes conseguirlo. Lo más importante de todo: ser autocrítico, ver tus propias fotografías para ver todos tus fallos, por qué no lo has hecho bien y ver a través del trabajo de los demás en qué deberías TÚ mejorar.

Para terminar, quiero agradecer a todas las personas que siempre me han ayudado y han creído en mí:

  • Óscar Gil, amigo y fotógrafo musical, quien creyó en mí para entrar en Santuario del Heavy Metal. Además, compañero en RafaBasa.com. Una persona que siempre está ahí, y por eso estaré eternamente agradecido contigo.
  • Viollete Vela (maquilladora de Saurom), por creer siempre en mí. Incluso cuando todavía no había empezado en este mundillo.
  • La gente de Guadaña, quienes han creído en mí incodicionalmente. Y por supuesto, Sarita Dinamita.
  • Juan Ramón Felipe, amigo, fotógrafo musical y compañero en RafaBasa.com, estaré eternamente agradecido contigo por aquel concierto de Stone Sour, ya que gracias a ti pude hacer fotos a una de mis bandas favoritas.
  • Y, para terminar, por supuesto agradecer los sabios consejos de dos de mis fotógrafos referentes: Javier Bragado e Irene Serrano.

Álvaro Carlier

10.09.2018