Puede que leyendo mi biografía os sepa a poco, por eso si leéis este post podréis llegar a conocerme muchísimo mejor. El caso es que, como muchos sabréis, hago hasta el momento la mayor parte de mi trabajo como fotógrafo profesional en Madrid.

Aunque en algún momento he podido llegar a hacer algún trabajo en Cádiz, Guadalajara, Zaragoza; y, lógicamente, como cada año, en Viveiro para cubrir el Resurrection Fest.

Aunque debo decir que no soy madrileño de nacimiento ni mucho menos, nací y crecí en El Puerto de Santa María (Cádiz), y no fue hasta el año 2012 que me mudé a Madrid para comenzar allí mi carrera.

Ahora bien, algo que no mucha gente sabe es que soy Decorador de Interiores por la Escuela de Arte de Cádiz (2011); y, Escenógrafo (Arquitectura Efímera) por la Escuela de Arte de Sevilla (2012). Pero mis estudios no terminaron aquí, ya que decidí probar suerte entrar en Bellas Artes, por tercer intento ya que desde muy pequeño quería hacer esta carrera; y, entré en la carrera en 2012 en la Universidad Complutense de Madrid.

 

Stone Sour

Todo sobre mis inicios como fotógrafo profesional

Ahora bien, a partir de aquí os cuento mis inicios como fotógrafo profesional, y la verdad es que mis estudios en Bellas Artes es algo crucial. Ya que a raíz de esta carrera comencé mi andadura como profesional de la fotografía.

En Bellas Artes fue donde llegué a descubrir mi pasión por la fotografía, como muchas veces he llegado a comentar, no fue hasta el año 2015 que fue cuando cogí por primera vez en mi vida una cámara réflex digital. En primero de carrera llegué a estudiar fotografía analógica durante un cuatrimestre, pero en ese momento nunca pude desarrollar del todo mi pasión por la fotografía. Esto se puede deber a que tenía que concentrarme del todo en avanzar en la carrera. Aunque debo decir que gracias a la fotografía analógica aprendí las bases de la fotografía.

Sin embargo, debo de hacer un inciso en este momento para que podáis llegar a comprender del todo. En Bellas Artes me especialicé en Pintura y Fotografía, y fue gracias a la pintura que tengo un conocimiento amplio del color, luces y sombras, algo que pude llegar a aplicar a la fotografía para poder llegar a tener la calidad que siempre buscaba. Sin duda, una vez que llegué al tercer curso, escogí la asignatura optativa de fotografía digital (esta asignatura empezaba en Febrero de 2015). Momento en el que ya me centré de lleno en lo que era en sí la fotografía.

Eso sí, nunca olvidaré a un profesor que llegó a influenciarme muchísimo, ese fue Miguel Sánchez-Moñita, mi profesor de fotografía digital en el tercer curso (y en cuarto curso fue mi tutor del TFG, aunque de esto hablaré más adelante).

Miguel Sánchez-Moñita fue el profesor que me enseñó todo sobre la fotografía, las bases y todo tipo de técnicas. A partir de ahí lo único que tenía que hacer era practicar muchísimos y avanzar. Ya que sin la práctica no se llega a ninguna parte. Y sobre todo seguir estudiando por cuenta propia y haciendo las cosas que hacía con cabeza. Pero debo destacar que nunca olvidaré las enseñanzas de Miguel, y da gusto llegar a tener profesores así.

 

Michael Schenker

Inicios en la fotografía musical

Para llegar a contaros como empecé en la fotografía musical debo continuar por donde me quedé en el apartario anterior, ya que tiene bastante relación.

Antes de nada, debo contaros que durante la carrera de Bellas Artes desarrollé mi pasión por la Pintura, por eso fue una de las dos especialides que llegué a escoger, y me dedicaba a retratar a músicos dentro la música metal y rock.

Por el simplemente hecho de que llegase a pintar a músicos llegué a interesarme por la fotografía de música, porque para pintar a los músicos lo que hacía era coger fotografías de los conciertos de cada uno de los que llegaba a pintar.

Con lo cual, en agosto de 2015, llegué a fotografiar en Cádiz capital a Allegiance, un grupo que únicamente se dedica a tocar una vez al año en la capital gaditana y lo forman músicos de Guadaña, Sphinx, Snakeyes y Saurom, y a raíz de ahí llegué a darme cuenta que lo quería hacer durante el resto de mi vida era dedicarme a la fotografía musical.

A partir de ahí seguí mi andadura como fotógrafo musical en Madrid, y las primeras bandas que llegué a fotografiar fueron [In Mute] y Thundermother. Y el resto, como siempre se ha dicho, es historia.

 

Trabajo Final de Grado (TFG) de Bellas Artes

En el último curso de la carrera tenía que hacer, como es lógico, el TFG. Un trabajo al que llegué a llamar «Imagen y representación del rock y metal. Un estudio de las portadas de los discos entre los años sesenta y la actualidad». Y como he comentado anteriormente, mi tutor fue Miguel Sánchez-Moñita.

A continuación, a modo de que sepáis más sobre este trabajo, os dejo la introducción que hice:

Para comenzar, mencionar que siempre he querido dedicarme profesionalmente a la fotografía y más concretamente a la relacionada con la música, en la actualidad he comenzado a realizar los primeros trabajos como fotógrafo de conciertos. Este hecho me ha permitido vivir en primera persona la experiencia de fotografiar un mundo con el que me siento identificado: la música metal.

Las imágenes que creo a través de la cámara están cargadas de un imaginario de representaciones que se ha ido construyendo a lo largo de la historia del Metal. Este hecho me hizo reflexionar sobre el origen de estas imágenes y de qué manera la fotografía fue edificando la iconografía de un movimiento muy crítico con su tiempo. La religión, la política, las tradiciones familiares y los tabúes sociales con respecto al sexo y las drogas o la violencia fueron la materia prima con las que los grupos metal escribieron las letras de sus canciones. Estas mismas temáticas son las aparecen representadas en las portadas de sus discos.

Por lo tanto decidí hacer el proyecto analizando las portadas de discos para estudiar los temas que han sido relacionados con diversas polémicas y sobre todo sus representaciones. La música Metal siempre ha sido criticada por ser una ideología contraria que se ha opuesto ante la religión, políticas de gobierno que han oprimido a la ciudadanía, también ha llegado a ser criticada por ser de una mentalidad liberal. Pero, el Metal, siempre ha estado ahí para oponerse ante cualquier tipo de injusticia social, sea de carácter cultural, político o religioso.

En definitiva, lo que me ha llevado a hacer el Trabajo de Fin de Grado sobre las representaciones del Heavy Metal es la necesidad de estudiar y ordenar los diversos temas que este género crítica y que la han transformado en una subcultura de gran peso en los últimos cincuenta años. Ya que este género musical contiene una forma de pensar, de comportamiento y un estilo de vida muy definido, por ello, con este proyecto pretendo hablar sobre todos los factores que envuelve a este género musical, e indicar cuales son las motivaciones para llegar a desarrollar un tipo de portada u otro.

Ahora os preguntaréis por qué hago un gran inciso sobre esto, y es que el hecho de haber llegado a hacer este trabajo en su día hizo que tuviera más conocimientos sobre el sector. En este momento llegué a conocer a fotógrafos como Terry O’Neill, Gered Mankowitz, Brad Elterman, Jenny Lens, Mick Rock, Janette Beckman, Pennie Smith, Anton Corbijn, Kerstin Rodgers, Irene Serrano, Javier Bragado, José Girl; y, muchísimos más.

Gracias a que pude llegar a conocer los trabajos de los fotógrafos que he mencionado pude empaparme de muchísima información, así poder aprender de todo lo que veía y saber así en qué podía inspirarme para poder llegar a tener mi propio estilo.

 

Carach Angren

El antes y después: EFTI y «Road Report: One Year With Ocelon»

Básicamente el haber llegado a realizar el Máster de Fotografía en EFTI hizo que me formará en condiciones y así poder desemvolverme mejor como profesional  de la fotografía. A raíz de pasar por este centro hizo que surgiera mi libro Road Report: One Year With Ocelon.

Sinceramente, para poder contaros en concreto cómo llegó a influenciarme el haber estudiado en EFTI y haber lanzado mi libro llamado Road Report: One Year With Ocelon, he decidido contaros esto en un post distinto, el cual podéis llegar a leer pinchando aquí.

¿Por qué he querido dar tanta importancia a esto en cuestión y contarlo a parte? Sencillamente por el mero hecho de haber llegado a lanzar este libro, hizo que llegara a despegar en mi carrera enormemente, tanto que me ayudó a que empezara a colaborar con un medio reconocido a nivel nacional y en Latinoamérica, RafaBasa.com.

Lo cierto es que gracias a estar en RafaBasa.com pude aprender muchísimo y crecer de manera profesional como fotógrafo. Por eso siempre recordaré mis inicios en ese gran medio.

Durante mi estancia en RafaBasa.com entre 2017 y 2020 he podido llegar a cubrir festivales como el Resurrection Fest. Además de poder llegar a hacer fotos a grandes bandas como: Slipknot, Michael Schenker, Stone Sour, Trivium, Lamb Of God, Testament, Exodus, Gojira, Cradle Of Filith, Bloodhunter, Megara, Carach Angren, While She Sleeps, Jinjer, Overkill, Toundra, Sabaton, Amaranthe, Apocalyptica, Batushka, Alien Weaponry, Celtibeerian, Berri Txarrak, Vhaldemar, The Raven Age, Paradise Lost, Leprous, Suffocation, Igorrr, Bones Of Minerva y un largo etcétera.

Lo cierto es que fueron 3 largos años durante mi estancia en RafaBasa.com en los que pude crecer muchísimo, y me siento orgulloso de haber llegado a formar parte de su staff.

Ahora bien, debo destacar que colaboro con Metal Hammer y The Metal Circus desde el año 2019, y con Goetiamedia desde el año 2020. Actualmente sigo colaborando con estos grandes medios.

Para los medios de prensa Metal Hammer y The Metal Circus he llegado a hacer fotos a bandas como: Vola, Clutch, Arch Echo, MGLA, Ghostemane, La Polla Records, El Drogas, Testament, Exodus, Death Angel, Freedom Call, Taken, Drago, Outreach, The Roots Of Tanuki, Equilibrium, Lord Of The Lost, Nailed To Obscurity, Oceans, etc.

Pero la verdad es que mi nueva etapa en estos medios comenzaron a desarrollarse a partir de 2019 lo más problable es que dentro de unos años os cuente con detalles como han sido estos años para mí, años que aun están por venir.

Lamb Of God

 

¿Qué fue lo más importante para poder llegar lejos en la fotografía musical?

Lo cierto es que cuando uno trata de contar cómo ha sido su trayectoria desde sus inicios es lógico contar todo aquello que a uno le ha influenciado y aquello que ha sido relevante para poder crecer. Como habéis podido comprobar en mi caso han sido muchos factores que han determinado que esté donde estoy actualmente.

Sin embargo, en este apartado que dejare como cierre de este artículo quiero transmitiros algo muy importante. Sin duda el tener las cosas claras fue algo crucial en mi carrera, siempre he sido una persona muy ambiciosa y desde el primer momento que empecé en la fotografía musical supe que quería acabar lejos e incluso poder llegar a trabajar con bandas importantes.

Pero también es importante tener una formación previa e importante acerca de la fotografía. Ya que sin una formación consistente resulta muy difícil avanzar y crecer de manera profesional en la fotografía. Además hay que ser constante, trabajar con un rumbo fijo, saber bien lo que uno quiere, invertir en equipo y en aquello que sea siempre favorable para tu futuro como fotógrafo profesional; y, algo que siempre recomiendo que hay que tener, algo que considero personalmente que es crucial, es paciencia ante todo. Ya que sin paciencia uno puede acabar dejándolo y no lograr lo que uno quiere. Por ello hay que tener bastante paciencia, sencillamente porque si te lo propones puedes conseguirlo.

Para terminar, algunas personas han llegado a preguntarme cuál es el secreto para crecer en un sector tan complicado como es la fotografía musical, y es que lo cierto es que no hay ningún secreto ni existe una fórmula secreta para tener éxito en este tipo de trabajo.

Sencillamente me remito a lo dicho, tener paciencia, ser constante, tener una formación previa de fotografía; y, sobre todo tener pasión por la fotografía musical.

 

01.08.2020