Road Report: One Year With Ocelon es sin duda mi opera magna, este libro llegó a ser tan imporante que fue un antes y después en mi carrera como fotógrafo musical. Gracias a este fotolibro puedo decir que fue el que me impulsó en mi carrera profesinal y la verdad que me siento muy orgulloso de lo conseguido hasta el día de hoy gracias a él.

Pero en el post de hoy no vengo a hablaros sobre cómo influenció este libro en mi trayectoria, ya que para eso está el post anterior en el que os hablo sobre ello, sino para explicaros algunos detalles que fueron importantes durante su desarrollo.

Road Report: One Year With Ocelon

 

Lo cierto es que hubo algunas cosas que fueron determinantes para su resultado final, y es que, por ejemplo, si no hubiera sido por el Folk Fest de Zaragoza no habría tenido un cierre para el libro. Sinceramente saber cómo vas a cerrar un fotolibro hará que sea mucho más impactante, además de hacer que la historia que quieres contar con el fotolibro tenga un magnífico recuerdo.

Además, puedo llegar a decir que la ciudad de Zaragoza se ha convertido para nosotros, tanto para Ocelon como para mí, un lugar icónico y muy querido, ya que fue donde termino una parte importante de nuestra andadura juntos. A nivel personal recordaré la ciudad de Zaragoza como un lugar entrañable durante el resto de mi vida. Además fue en esta ciudad donde llegué a conocer en persona a una de las bandas más importantes y especiales, no solo a nivel nacional e internacional, sino a nivel personal, y esa banda fue Celtibeerian. Más adelante hablaré sobre ellos en un post.

Road Report: One Year With Ocelon

Sin embargo, una de las cosas más bonitas que tiene trabajar codo con codo con una banda es que al final acabas teniendo una amistad estrecha y muy especial con cada uno de los miembros. Y lo cierto es que podéis llegar a ver a través de Road Report: One Year With Ocelon es la estrecha relación entre todos.

Si algún fotógraf@ me preguntara sobre lo mejor que puedes llegar a sacar de trabajar con una banda es sin duda la amistad que acabas teniendo con ellos, y las grandes historias que acabas teniendo con ellos. Sobre todo cuando muchas de esas historias nunca llegarán a ver la luz, no sé si será bueno o no que esos momentos nunca acaben conociéndose de forma pública, pero lo que si es cierto es que son unas vivencias que quedarán para el recuerdo eternamente. Sobre todo cuando puedes llegar a ver parte de esas historias impresas en unas cuantas hojas de un libro.

Road Report: One Year With Ocelon

Ya han pasado casi 3 años desde que terminé de trabajar en este libro, aunque ha pasado algo más de 2 años desde su publicación, y no paro de ojear este libro recordando los buenos momentos que llegué a pasar con los chicos de Ocelon. La verdad que me sorprende el tiempo que ha pasado, puede que la banda haya sufrido algún cambio en sus filas, pero puedo espresar que me siento muy orgulloso de haber formado parte de una etapa muy buena con ellos.

Actualmente aun quedan algunas copias del libro Road Report: One Year With Ocelon, y estoy convencido que una vez que os hayáis hecho con vuestra copia llegaréis a sentir todas estas grandes emociones que os cuento.

Lo cierto es que es un libro para disfrutarlo mientras te sientas en el salón o en el balcón mientras escuchas algo de folk ambiental acompañado de un buen vino o una hidromiel. Mientras pasas las hojas y ves cada foto tan solo tienes que dejarte llevar y disfrutar de cada momento que ves reflejado en este libro.